37 años preso en la cárcel más sangrienta de EE.UU. por un crimen que no cometió, al salir su vida dio un giro sorprendente

37 años preso en la cárcel más sangrienta de EE.UU. por un crimen que no cometió, al salir su vida dio un giro sorprendente

Spread the love

Notizulia / Internacional

No guardo rencor”, dijo a un medio local, Archie Williams, finalista de la edición 2020 de America’s Got Talent, programa que seguía, mientras estuvo en prisión; se estima que entre el 2% y el 10% de los condenados en cárceles norteamericanas son inocentes, y en su mayoría son negros.

“No dejes que el sol se ponga sobre mí” (”Don’t Let the Sun Go Down on Me”), cantó Archie Williams ante la audiencia de uno de los programas de concursos más vistos de la televisión estadounidense, America’s Got Talent. Y la canción de Elton John lo lanzó a una popularidad inusitada no solo por su sorprendente voz de tenor e interpretación, sino porque la letra reflejaba también la dramática historia de perseverancia de Williams frente a la injusticia de haber pasado 37 años en una prisión de Louisiana considerada la más sangrienta de Estados Unidos, por un crimen que no cometió.

En marzo de 2019, una prueba de ADN (que no existía al momento de la condena, y que luego por años el Estado se rehusó a aplicar en el caso de Williams) permitió su liberación tras identificar al verdadero culpable de la violación y heridas graves por apuñalamiento contra una mujer blanca de 30 años de Baton Rouge, Louisiana. La víctima había señalado erróneamente a Williams en una serie de fotografías que le presentaron.

Archis Williamns

Williams contó al diario LA NACION en una entrevista que este medio realizara a través de la plataforma Zoom desde Estados Unidos.

“Soy un fan de Elton John. Su música siempre me conmovió. Pero esa canción en particular, ‘Don’t Let the Sun Go Down On Me’, se convirtió en una especie de oración para mi. Solía escucharla en la prisión, y la letra volvía a surgir en mi mente cada vez que la necesitaba”

Contó Williamnas

Su historia – Preso por error

El caso de Williams sacó a la luz una realidad mucho más amplia. Según el informe anual de 2019 del Registro Nacional de Exoneraciones, el porcentaje de condenas equivocadas en Estados Unidos se encuentra entre el 2% y el 10%. Entonces, por ser el país con mayor número de presos per cápita (639 por cada 100.000 habitantes, seguido por El Salvador con 562 por cada 100.000) se estima que están detrás de las rejas norteamericanas por un delito que no cometieron entre 46.000 y 230.000 personas.

Vanessa Potkin, la abogada que logró la liberación de Williams y que desde hace 21 años integra la Organización Innocence Project, comentó al diario La Nación:

“El sistema judicial estadounidense no funciona bien. Cerca del 95% de las condenas penales estatales y federales están basadas en confesiones de culpabilidad. Para ahorrarse todo el costo de un proceso judicial o no arriesgarse a condenas que puede ser seis o siete veces mayores, personas totalmente inocentes terminan declarándose culpables”

Vanessa Potkin junto a Archie Williams el día de su liberación

“En la cárcel conocí a mucha gente que estaba presa solo por su color de piel. Ahora quisiera poder trabajar en su liberación, pero no siempre hay evidencias de ADN para dar marcha atrás con la condena”, !No guardo rencor!

Contó Archie

El éxito y la fama

Tras las rejas, el convicto veía el programa America’s Got Talent y soñaba con poder cantar algún día en ese escenario. Luego de su liberación el 21 de marzo de 2019, comenzó a prepararse con ese objetivo, que finalmente alcanzó un año más tarde.

El día del show, cuando el creador del programa y miembro del jurado, Simon Cowell, le pidió que se presentase, Williams, sin experiencia frente a las cámaras, primero se tocó nerviosamente la cara, respiró profundo y lanzó de corrido una frase aprendida de memoria que provocó gestos de sorpresa en la audiencia:

“Yo acabo de estar 37 años encarcelado por un crimen que cometió otra persona”

Expresó

Su historia de vida y luego su fabulosa interpretación hicieron que todo el auditorio lo aplaudiera de pie, y muchos, incluyendo miembros del jurado, lo hicieron con lágrimas en los ojos. Al día siguiente lo llamó el propio Elton John para invitarlo a cantar en uno de sus conciertos, un ofrecimiento que quedó en suspenso por la pandemia. Pero ese año, Williams fue finalista del certamen.

El jurado y el público aplauden de pie a Williams

Vanessa Potkin señaló que la organización Innocence Project, además de trabajar con casos individuales, impulsa una modificación del sistema de Justicia norteamericano que actualmente golpea especialmente a negros y latinos.

“Yo creo que nuestra sociedad no toleraría la condena de inocentes si la mayoría de las personas afectadas fuera gente de clase media, o población blanca. Inmediatamente habría una acción del gobierno, y se formaría un organismo estatal para estudiar la situación, como sucede, por ejemplo, cada vez que hay un accidente aéreo. Pero no es lo que ocurre con los presos inocentes”

Reflexionó

Mientras tanto, Williams dijo a LA NACION que su principal proyecto en este momento es colaborar en la liberación de otros compañeros inocentes que conoció en la prisión.

El exconvicto comparó su propio encarcelamiento injusto y sus experiencias en la cárcel con la historia bíblica de José, el personaje del Antiguo Testamento que sus hermanos vendieron a Egipto, donde se convirtió en el favorito del faraón, y terminó socorriendo a toda su familia en los tiempos de dificultad. Haciendo suyas las palabras del personaje de la Biblia, Williams concluyó:

“Me llevaron a la cárcel para hacerme un mal, pero Dios tornó todo en mi bien, y preservó mi vida”.

Expresó