Admiten que aumentos del pasaje no funcionan

Luego de solicitar, luchar y concretar cuatro ajustes en el costo del pasaje urbano en lo que va de año, los transportistas admiten que los incrementos en la tarifa no son la solución. La idea que ahora plantean los conductores es lograr obtener precios preferenciales para la adquisición de repuestos e insumos para reparar las unidades.

La petición inicial son 60 mil cauchos y cuatro mil baterías a «precios solidarios», tal como lo detalla Rubén Esis, presidente de la Central Sindical Noroeste de Transporte del Estado Zulia. 

«Solicitamos al Ejecutivo nacional se tomen medidas urgentes, que se adopten a programas especiales de contingencia. Hablamos de subsidios y medidas complementarias que garanticen la dotación de insumos de manera periódica y en cantidades que satisfagan las demandas del sector del transporte urbano».

Trato preferencial

En Maracaibo, unas cuatro mil unidades, entre buses y carros de cinco puestos, están varados por cauchos y batería, además evidencian un consumo de dos o más litros de aceite diarios, por presentar problemas mecánicos.

«El parque automotor está integrado por vehículos que tiene entre 25 y 30 años de fabricados, por lo que el mantenimiento debe ser constante y es costoso. Vemos con preocupación el retorno a clases, porque no hay la oferta de transporte suficiente para atender esa demanda».

Ayer, la Proveeduría de Insumos y Repuestos realizó una jornada especial de venta de aceite para motor. «A cada línea le vendieron una paila (18 litros) y con eso resolvemos algo, pero queremos que este tipo de ventas se realice más a menudo y en mayor cantidad».  

Cultura de ahorro

«Vivir al día» pareciera ser la consigna de los transportistas a lo largo de los años. Rosmery Rivera, socióloga y orientadora, comenta que la costumbre de los choferes de tráfico de «hacer a diario lo que consumen a diario» es un hábito que no cultiva el ahorro y las previsiones para las contingencias.

«Antes se podía ahorrar y tener un fondo para contingencias, eso pudo prepararles para afrontar mejor esta situación país que estamos viviendo».

Al respecto, Esis coincide en que la capacidad de «guardarle al carro», para gastos preventivos y correctivos es imposible, ya que el 80 % de los conductores están en banca rota.

Piratas al ataque

Ante la escasez de vehículos, los carros «piratas» se encargan de cubrir los huecos, explica Esis. Esta situación genera en cobro excesivo en el costo del pasaje, que ya ronda entre 800 y mil bolívares según la línea y la hora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.