Camiones desplazan a los autobuses del transporte público

Una nueva modalidad de transporte, poco segura, invade a diario las principales rutas públicas de la ciudad y en las horas picos. Ya es común observar camiones volteo, los 350 y 750, camionetas pickup y rancheras —mejor conocidas como “perreras”— llevando pasajeros, quienes esperan largas horas en las calles para montarse en un carro “porpuesto” o autobús. 

Factores como la escasez de repuestos y el alto costo de éstos,  hacen que funcionen una menor cantidad de unidades de buses, microbuses y carros de cinco puestos. La situación es aprovechada por cualquier dueño de un camión de carga quien ofrece sus servicios colocando en  riesgo la vida de cientos de pasajeros. 

Las líneas de transporte consolidadas en la ciudad no aprueban esta iniciativa, que antes era observada en rutas que se dirigían exclusivamente a la subregión Guajira, y aseguran que los usuarios temen por su seguridad.  “Las unidades no están acordes para transportar pasajeros”, denunció Julio Rodríguez, usuario de la línea Mercamara, y confiesa: “Pongo en riesgo mi vida, pero no me queda de otra porque no hay más transporte”. 

 “Yo no me montaría en un camión de esos, porque se puede prestar para atracos o accidentes de tránsito”, aseguró Angélica Pulgar, usuaria de 19 años.

Otros por el contrario ven el sistema alternativo como una opción para llegar rápido a sus hogares. “Me parece bien porque no hago colas, no tengo que esperar, pago lo mismo y es más efectivo”, expresó  María Sulbarán, 
pasajera. 

Desireé Molina, también usuaria, calificó como “inseguras” este tipo de unidades al momento de un accidente de tránsito y llamó a las autoridades a evaluar la situación. “Ese tipo de camiones para mi son lo peor en transporte. En un accidente uno puede salir volando (…). A veces veo a las personas guindando en la parte de atrás del camión o encima de los techos (…) eso es muy peligroso”, señaló.

José Leal, persona de la tercera edad, denunció que los camiones 350 y las rancheras irrespetan el costo del pasaje establecido. “En las noches cobran lo que ellos quieran. Desde el centro (de Maracaibo) hasta la Bomba Caribe quieren cobrar hasta 2.000 bolívares”, relató en su queja.

Instó a las autoridades de Tránsito Terrestre a realizar operativos en la ciudad para exigir a los conductores “ilegales” la documentación necesaria para trabajar por la ciudad. “Muchos de esos camiones tienen los cauchos pelones y están destartalados”, agregó Leal.

Alexis Porras, vicepresidente del Instituto Municipal de Transporte Colectivo y Urbano de Maracaibo (Imtcuma), precisa que los camiones “no están permisados para transitar y circular porque no cumplen con las normas exigidas para ello como las de seguridad para los pasajeros”. 

Recalcó el funcionario que ante la situación que se viene presentando en los próximos días “estaremos evaluando la situación y ante la queja de los usuarios del transporte público”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.