La combinación de cigarrillo electrónico y tabaco no reduce el riesgo cardiovascular

La combinación de cigarrillo electrónico y tabaco no reduce el riesgo cardiovascular

Spread the love

Notizulia / EFE

Está demostrado que fumar provoca infinidad de enfermedades graves. Casi una de cada cinco muertes en Estados Unidos se debe a este mal hábito. ¿Pero, y si el tabaco se alterna con los cigarrillos electrónicos? Según la Asociación Americana del Corazón, es igual de malo.

Fumar cigarrillos electrónicos y tradicionales no implica menos riesgo a sufrir enfermedades cardiovasculares que si solo se fuma tabaco tradicional, según un estudio publicado en la revista Circulation.

«Demostrar que el consumo dual tiene un riesgo similar al de fumar solo cigarrillos es importante, porque muchas personas lo combinan con cigarrillos electrónicos pensando que el riesgo es menor», avisa Andrew C. Stokes, autor principal del estudio, y profesor en el departamento de salud global de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Boston

Para hacer el estudio, los investigadores revisaron los datos del Estudio de Evaluación de la Población sobre el Tabaco y la Salud (PATH), que contiene datos nacionales de salud y consumo de productos de nicotina entre 2013 y 2019.

Entre todos ellos, en los 12 meses anteriores al estudio, había más de 1.480 personas que habían sufrido una enfermedad cardiovascular y más de 500 casos de ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca o accidente cerebrovascular

El análisis encontró que en comparación con las personas que sólo fumaban tabaco normal, las personas que combinaban los cigarrillos tradicionales con los electrónicos no presentaban diferencias significativas en el riesgo de cualquier enfermedad cardiovascular ni en el riesgo de ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca o accidente cerebrovascular

«Muchos fumadores que intentan utilizar los cigarrillos electrónicos para dejar de fumar el cigarrillo tradicional en realidad continúan utilizando ambos productos, convirtiéndose en usuarios duales, donde no vimos ninguna reducción del riesgo cardiovascular», insiste Stokes.