Lo acribillan dentro de su camioneta

Seis mujeres levantaron el cadáver de Heriberto Antonio Carvajal Pérez, de 23 años. El sol les chocaba con sus rostros mojados, sin embargo, las féminas no cedieron. Con sus propias manos lo introdujeron en la camioneta del servicio forense.

Ayer, el cuerpo de Carvajal, comerciante de oficio, estaba tumbado sobre el asiento del piloto de su camioneta, Toyota Avalanche, azul oscuro, placas A43BA3E. “Ay Dios, mi hermanito”, gritaba entre sollozos Euclides. El joven se sentó sobre el pavimento de la calle 75 con avenida 73 del sector Panamericano, parroquia Caracciolo Parra Pérez. Estaba justo frente a la camioneta, que tenía más de 15 orificios. Las dos ventanas laterales izquierdas estaban destruidas.

Dentro del vehículo estaban otros dos hombres, los familiares no los conocen. Uno de ellos resultó ileso. Los peritos del Cicpc lo llevaron hasta la base de operaciones en calidad de testigo. Al otro lo alcanzaron algunas balas, lo llevaron al Hospital Universitario.

Los vecinos aseguran que escucharon la lluvia de disparos a las 3:30 p. m. Afirman que los homicidas se desplazaban en una camioneta negra. Cuando interceptaron a la víctima, el peso de su cuerpo impulsó el acelerador y el vehículo
subió la acera de un restaurante de parrillas. La pared del local y el techo detuvieron la trayectoria. Heriberto, conocido cariñosamente como “El Chamuco”, salió del sector La Victoria con destino al Planetario Simón Bolívar, según sus familiares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.