Negligencia y robo en tragedia de la unidad 110 de Expresos Occidente

La indolencia y el descaro de las empresas privadas de transporte y cuerpos de seguridad marcaron la tragedia de la unidad 110 de Expresos Occidente, proveniente desde Maracay, estado Aragua, con destino a Maracaibo. La unidad sufrió un aparatoso vuelco la madrugada del pasado miércoles, en la autopista Valencia-Puerto Cabello, Sector Trincheras. Cinco personas murieron y 50 resultaron heridas.

Testimonios revelaron que los pasajeros estaban varados en la penumbra de la Autopista Regional del Centro (ARC), a la altura de Guacara, dado al estallido de uno de los cauchos. El conductor se detuvo en esa vía para solventar el problema, y reanudó el viaje. Sin embargo, en el trayecto, el trabajador del volante se detuvo al presenciar nuevamente fallas en los neumáticos.

El diario El Siglo informó que los pasajeros de la unidad, que partió de Maracay con destino al Zulia, debían abordar a otra unidad marcada con el número 36. El autobús fue accidentado, por lo que encargados de la línea de transporte se vieron obligados a habilitar al 110. Pero los pasajeros detectaron que la unidad también se encontraba en mal estado.

Sobrevivientes contaron que luego de presenciar dos fallas con los cauchos traseros del autobús, la unidad, al pasar la vía 181, comenzó a presentar fallas en los frenos. El conductor, cuyo nombre no ha sido revelado, sin escrúpulos decidió abandonar el volante y corrió a la parte posterior del móvil sin alertar a los pasajeros.

José González, pasajero sobreviviente, residente de Mene Grande, contó que antes de embarcar la unidad pidió al chofer dejarlo en la vía antes de llegar a Maracaibo para facilitar el retorno a su hogar junto a su familia, por lo que dicha propuesta fue rechazada por el tripulante del bus. González presentó una lesión en el oído izquierdo y varios golpes en su cuerpo. Según informó por vía telefónica Nélida Escala, corresponsal del diario El Siglo, afirmó que las víctimas del siniestro señalan a la línea de transporte Expresos Occidente como los primeros culpables de la tragedia.

Despojados

Pasajeros de la unidad denunciaron que horas después del accidente, llegó una comisión de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y les negaron el acceso a los pasajeros para presuntamente cuidar los cadáveres. No obstante, al levantar la escena, los sobrevivientes no hallaron sus pertenencias. Exigieron a la empresa responder por los objetos perdidos. Entre los 50 heridos figuran Ismary de González, de 38 años de edad, Carla González, de 11, Gabriela Castillo, de 8.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.