Tumba de “Humberto Fernández Moran” desapercibida entre la maleza, en el Cementerio el Cuadrado de Maracaibo

Tumba de “Humberto Fernández Moran” desapercibida entre la maleza, en el Cementerio el Cuadrado de Maracaibo

NotiZulia / Herly Villalobos / Brújula Zuliana

Imagen / Cortesia Enio Trujillo

Así luce hoy día la última morada, de quien en vida  dejo un gran legado para la medicina moderna y la humanidad con la creación del bisturí de diamante, utilizado aun  en cirugías por médicos en todo el mundo.

El hombre de ciencias oriundo de la Cañada de Urdaneta nació el 18 de febrero de 1924 fue un reconocido medico en el campo de la ciencias físicas y biológicas.

En su haber profesional, obtuvo importantes reconocimientos principalmente por su invención del Bisturí de Diamante que lo hizo merecedor del premio “VOVAIN” en el año de 1967. Además de su invención, contribuyo con el desarrollo del Microscopio Electrónico, siendo la primera persona en introducir el concepto de crioultramicrotomía, entre otros importantes aportes a la ciencia.

Reconocimientos:

  • Título de caballero de la Orden de la Estrella Polar, conferida por el rey de Suecia.
  • Medalla Claude Bernard, entregada por la universidad de Montreal.
  • Premio Médico del Año, otorgado por la universidad de Cambridge.
  • Medalla John Scott 1967
  • Reconocimiento especial entregado por la NASA con motivo del X aniversario del programa Apolo.
  • Centro de Biología Estructural Humberto Fernández del IVIC.
  • Escuela Básica Estatal «Humberto Fernández» en Maracaibo.
  • (196476) Humfernandez: asteroide del cinturón principal nombrado en honor a Humberto Fernández, descubierto el 2 de mayo de 2003 por los astrónomos Ignacio Ferrín y Carlos Leal en el Observatorio Astronómico Nacional de Llano del Hato, ubicado en la Cordillera de Mérida, Venezuela.

Fernández Morán Villalobos, fue el fundador del Instituto Venezolano de Neurología e Investigaciones Cerebrales (IVNIC), precursor del actual Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC). Fue Ministro de Educación al final del gobierno de Marcos Pérez Jiménez, por lo cual, se vio forzado a salir de Venezuela en 1958 perseguido por el nuevo gobierno instaurado, donde sus aportes científicos, fueron vetados de Venezuela. Durante su exilio, se desempeñó como docente investigador de la Universidad de Chicago, siendo uno de los científicos que más aportó al desarrollo del proyecto de la NASA en el programa Apolo.

Estudió medicina en la Universidad de Múnich, donde se graduó summa cum laude en 1944. Se casó con Anna Browallius (de nacionalidad sueca), con la cual tuvo dos hijas: Brígida Elena y Verónica.4​ Fernández era políglota, pues hablaba fluidamente español, inglés, sueco, francés y alemán.

Fernández falleció en Estocolmo el 17 de marzo de 1.999, producto de un aneurisma cerebral. El cuerpo del Dr. Humberto Fernández fue cremado, y sus cenizas reposaban en Suecia Estocolmo,  hasta que años después de su fallecimiento y por petición en vida del mismo Humberto Fernández Moran, sus cenizas fueron repatriadas a su tierra natal, depositadas en un pequeño mausoleo, al lado de los restos mortales de su padre, en el cementerio el Cuadrado, ubicado en la Av. Delicias de Maracaibo.

Lamentablemente hoy su última morada yace bajo la maleza que ha crecido sobre ella por el pasar del tiempo, con notables deterioros producto del abandono y olvido. Allí están los restos mortales de un hombre que se negó a renunciar a su nacionalidad para recibir el “Premio Nobel” por el simple hecho de llevar dentro de sí, el honor de haber nacido en un gran país llamado Venezuela y su orgullo de ser zuliano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.