Caos, destrozos y vandalismo gobiernan Maracaibo

Instituciones públicas destruidas, saqueos, vehículos incendiados, semáforos tumbados, calles obstaculizadas, árboles derribados y empresas privadas trabajando a medio motor es parte de la anarquía que se vive en Maracaibo. 

Nada parece ponerle freno al vandalismo. Alrededor 9:00 de la noche del lunes, frente a las torres El Saladillo, en el casco central, quemaron  un camión de carga que se dirigía al Puerto de Maracaibo para surtirse de trigo. Las llamas consumieron totalmente la cabina del chofer y parte de la tolva en la que se almacena la mercancía. 

Una vecina que presenció el hecho refirió: “A las 2:00 am, cuando los policías se fueron, los encapuchados regresaron y volvieron a prender fuego”. Las autoridades aún investigan para identificar a los responsables. 

Lo cierto es que las empresas que trabajan con distribuciones a través de camiones quizás son las que más corren peligro. 

La angustia por un saqueo las obliga a cambiar sus rutas y minimizar la cantidad de envíos. “La orden es que los conductores no pasen por las zonas de las manifestaciones. Sin embargo, no dejan de estar expuestos a los ataques. A algunos de nuestros clientes los han atracado dentro y fuera de Maracaibo”, manifestó Romina Suárez, analista de ventas de una empresa de alimentos agrícolas. 

El pasado 14 de junio, otro vehículo pesado cargado con queso fue interceptado en la urbanización El Naranajal. Una testigo señaló que los protestantes lograron impedir que se llevaran todo, pero los hampones se apropiaron de más de la mitad del alimento.

Los bienes públicos tampoco se salvan de los atropellos. En la avenida Guajira con Ccircunvalación 2 (en las cercanías de Plaza de Toros), hombres en un camión, valiéndose de una cuerda, tumbaron cuatro semáforos, en la mañana de este lunes. Un tráfico sin ley ahora manda en esta importante arteria vial. 

Por otra parte, muchas empresas se encuentran cerradas y otras trabajan bajo llave en las adyacencias de los puntos “álgidos” de protesta en Maracaibo, como la Urbe.  

“Duramos seis días cerrados porque el miércoles pasado amenazaron con saquear todos los negocios. Han sido increíbles las pérdidas económicas que hemos tenido. Apenas hoy (ayer) logramos abrir de nuevo, pero seguimos afectados porque nuestros principales clientes son los estudiantes”, lamentó Rubia Fuenmayor, dueña de un ciber ubicado cerca de la Urbe, donde se mantienen suspendidas las clases. 

La comerciante aclaró que “los manifestantes no son los responsables del vandalismo” que ha recrudecido en la ciudad durante las protestas. “Ellos más bien nos avisan para que estemos alertas, los delincuentes vienen de zonas cercanas”, indicó.

Buena parte de los negocios de El Naranjal “rema” por garantizar el trabajo a su personal. José González, encargado de un café, aseguró que el propietario costea de su bolsillo el pago del salario integral de todos los trabajadores. En una librería tuvieron que distribuir a la mitad de la nómina a otras sucursales de la ciudad. 

Al respecto, el secretario de Gobierno, Giovanny Villalobos, informó a PANORAMA que “ya suman 100 los locales destruidos o saqueados en todo el Zulia en los últimos 80 días de protestas”. Más de 50 pertenecen a Maracaibo y el resto a municipios como Colón o  Rosario de Perijá.

Reiteró que para muchos fue imposible volver a activarse. “Por instrucciones del gobernador hemos enfocado la atención de seguridad en panaderías, ferreterías, restaurantes y puestos de comida rápida”, resaltó Villalobos.

El secretario aseveró que la mayoría de los responsables de estos delitos “es contratada por políticos malechores y deben pagar por sus actos”. 

Repudió que las instituciones del Estado estén asediadas por la violencia y hayan sufrido daños “pasmosos”, al igual que más de 2 mil árboles que fueron derribados. Exhortó a la paz y a conservar la sana convivencia.

 

NOTIZULIA / Panorama 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.