Lo matan de un disparo por resistirse al robo de su celular

Tirso Enrique Maya Madueño, de 42 años, estaba en el frente de su casa, ubicada en la calle 79-I, con avenida 95, de la parroquia Venancio Pulgar, en compañía de una de sus hermanas, quien tenía en brazos una bebé de 11 meses, cuando dos maleantes se acercaron para robarle su teléfono marca Samsung S3.

“Él seguro se puso nervioso y no quiso entregarlo”, expresó, entre lágrimas Yoseni Maya, hermana de la víctima, quien además agregó que “se lo pidieron varias veces pero él no quería darlo. Cuando se decidió ellos ya estaban molestos y le dispararon”. Maya intentó correr pero estaba recién operado de una prótesis en la pierna y cayó a escasos metros de la acera de su casa.

El hecho ocurrió el sábado a las 11:30 de la noche. Los malhechores llegaron en una moto con sus respectivos cascos de seguridad los cuales no se quitaron mientras cometían el robo que terminó en homicidio para resguardar su identidad. Se presume que se trate de maleantes que residen en el sector. Afortunadamente, a su hermana e hija que lo acompañaban no les pasó nada. 

El difunto dejó seis hijos, entre ellos una niña con condiciones especiales, y era el mayor de tres hermanos. Trabajaba como encargado de una peña hípica de la localidad

“Al final los delincuentes no se llevaron el celular, estaba por ahí tirado hasta que se desapareció con la gente que llegó a ver lo que pasó”, indicó la hermana de Maya.

“Por aquí siempre roban a la gente. Veo una moto y tiemblo”, expresó la hermana del infortunado, sumergida en el dolor pues se describió como “la mujer que más lo amaba”. Los vecinos denuncian que: “Aquí los policías llegan a marañar y no patrullan”.

Vía Versión Final

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.