Que muchacho, travieso

Que muchacho, travieso

Spread the love

Notizulia / Carmen Zabala /Brújula Zuliana

“En casa de Nelly hay un muchacho/ es un muchacho muy travieso/ tumba floreros,
rompe platos, quiebra los vasos
/hace desastre/ Ay que muchacho tan odioso”

Si usted llegó a pensar o creer que la letra de esta famosa canción fue creada con personajes ficticios, pues se equivocó… aquí traemos a William Ramírez Pozo, el muchacho tremendo que tumbó floreros de murano y rompió vajillas completas  en casa de sus hermanas Mery y Nelly. La canción titulada “Que muchacho” impuesta por el sexteto “Los Blanco”, y cantada por el sonero del Mundo Oscar de León,  fue escrita a principio de los años 70 por Leopoldo Blanco, integrante de la agrupación zuliana.

Comienza la historia

Para la década de los 60´, Los hermanos Blanco se hicieron amigos de la familia Ramírez Pozo, quienes residían en la urbanización La Trinidad. Allí vivian Mery, Nelly, Ricardo y Wiliam con sus padres, donde los fines de semana montaban la parranda con parrillas, sancochos, bebidas y música. Mientras que los mayores disfrutaban del “sarao rumbero” el pequeño de la casa hacia de las suyas.

Irrumpía con los ruidos ocasionados de los corotos que rompía: vajillas, floreros, adornitos de cerámica, centros de mesas, en fin, todo coroto que se le atravesara.

¿Sr. William usted rompía las cosas para llamar la atención de los adultos?

No, era algo normal, caminaba y tropezaba con las mesas que estaban llenas de coroticos. No quedaba ni uno bueno.

¿Le castigaban cada vez que hacía una avería en la casa?

Me regañaban, y Leopoldo me decía” te voy a hacer una canción”

¿A quién le decía las palabras obscenas?

A Leopoldo, Cecilio y Ricardo Blanco porque me regañaban mentándome la madre. (risa)

¿Y las piedras a quien se las lanzaba?

A ellos. A Los Blanco, ellos me fuñían mucho.

Y sus hermanas  ¿qué decían?

Nada, eran puro regaños, pero nunca me pegaron.

¿Qué edad tenía usted cuándo la canción se hizo famosa? 13 años

¿Le gustó la canción?

No. Yo le dije a Leopoldo que no me gustó, porque hablaba mal de mí.

¿Hablar de sus travesuras es hablar mal?

¡Claro! Hasta de un calabozo habla la canción, porque yo los insultaba. Yo no era tan malo.

¿Por su molestia no tuvo represalia contra Leopoldo?

Bueno, esto es una anécdota con mi amigo Leopoldo (QEPD). Un buen día llegaron a la casa uniformados antes del toque de esa noche, cuando lo vi se me ocurrió encender un silbador y se lo lancé. Imagínese que la camisa era de polyester…y el hueco que se le hizo no fue normal (risa y más risa)… ese día lo más bonito que me dijo fue muchachoooo CDM!

El Muchacho Travieso –

¿Qué hizo Leopoldo? ¿Se presentó con la camisa quemada?

Sí. Se puso el flux para disimularlo, lo mataría el calor esa noche. (risassss)

¿Cuándo la interpreta Oscar de León?

El Sonero del Mundo la canta por primera vez en el Club Carabobo –Norte, en Lagunillas, invitado por Los Blanco a comienzo de los años 70.

Primero la graban los Blanco, y luego 2 o 3 años después la graba Oscar de León.

¿Cuántas veces a bailado el tema?

Uuuffff perdí la cuenta.

¿Con quién ha bailado la canción?

Con mis hermanas, mi esposa, mis hijas, vecinas…es mi otro himno nacional.

Su vida tuvo momentos de grandes tristezas

A pesar de sus tremenduras y alegrías, vivió momentos muy tristes. Desde pequeño quedó marcado por la muerte de su mamá, tres hermanos, un sobrino, una prima y unos amigos aquel 15 de marzo de 1969, cuando el avión de Viasa cayó en la urbanización La Trinidad. Fue la familia que perdió más integrantes.

La tragedia lo afectó inmensamente porque apenas estaba en plena adolescencia. “Allí perdimos todo. Ese día mis hermanos Ricardo, Mery, Nelly yo estábamos visitando a otros familiares, cuando recibimos la nefasta noticia”.

¿Y su papá, dónde estaba al momento del accidente aéreo?

Con cara de tristeza expresa: “Mi papá y mi abuela también estaban, pero no sé como ellos sobrevivieron porque se quemaron. Yo tenía 14 años cuando la tragedia nos arropó”.

A partir de ese momento todo cambió. Mucha tristeza tuvimos por el hecho de perder a los familiares, la casa donde crecimos, ver a mi papá y a mi abuela quemados producto de la caída del avión, de verdad, no sabemos cómo sobrevivieron a este accidente”

Con el devenir del tiempo, ya adulto contrajo matrimonio con la sra. Zulay con quien procreó tres hijos: Luis Alberto, María Adilen y Shadia María Ramírez. A sus 64 años es abuelo de Paola Gabriela.

¿Quién salió travieso como usted?

Ninguno. Mis hijos son tranquilos. Ya son adultos todos, uno vive en Houston y otra en Chile.

¿Y la nieta, es tremenda?

Tampoco. Es tranquila.

Como dicen en Maracaibo,¿ no las “pagó” con ninguno?

Entre risa dice: con ninguno.