Apuñala a su marido por un televisor

El vicio llevó a la familia a una tragedia. Heidy, quien no ha sido identificada plenamente por los policías, agredió con un cuchillo de mesa a su marido, Otoniel José Coart Acosta, de 38 años, cuando evitó que empeñara un televisor para comprar droga.

La pareja discutió, el pasado 6 de junio, en su rancho, en la invasión Villa Canaán, parroquia El Bajo del municipio San Francisco.  En medio de la disputa por el artefacto, la sospechosa tomó un cuchillo y logró herir a Coart en distintas partes de su cuerpo, detalló el parte policial.

Con ayuda de vecinos, la familia trasladó al herido hasta la emergencia del Hospital General del Sur, donde los doctores lo atendieron, lo estabilizaron y lo ingresaron a quirófano para intervenirlo. Sobrevivió.

Coart permaneció en observación durante un mes. Los galenos ordenaron el alta para que regresara a su vivienda, pero tres semanas después Otoniel sufrió una complicación y retornó a la emergencia. Agonizó hasta el pasado viernes en la tarde del viernes. Pereció en una camilla.

El cuerpo detectivesco llegó al centro de salud, inspeccionaron el cadáver y ordenaron su traslado a la morgue forense para la necropsia de ley. La investigación se inició para dar con el paradero de la presunta homicida, quien permanece prófuga desde el día del ataque.

Se conoció que Otoniel convivía con su agresora desde hace 10 años. Los detectives indagan si era la primera vez que la mujer agredía a su concubino. Se trasladaron a la barriada para interrogar a los vecinos y a los parientes del occiso.

Mujeres asesinas

Angie Paola Chaparro Villasmil (20) mató, el 9 de junio, a Eduardo Antonio Finol Méndez (25) de 12 puñaladas en su casa, en el sector 12 de Marzo de la parroquia Venancio Pulgar; tras enterarse de una infidelidad. Tomó un cuchillo, lo mató en la habitación de la vivienda, llevó el cuerpo de su pareja hasta una silla en el fondo de la vivienda y declaró a los detectives que alguien ingresó por el fondo y lo asesinó. La encarcelaron luego que los detectives descubrieran su farsa.

De una puñalada en el corazón Mónica Massiel Abreu Rivero (39) asesinó, el 25 de junio, a su marido, Luis Aberto González Correa (29), cuando se defendía de sus maltratos. Los funcionarios de la Policía científica la capturaron el mismo día en su vivienda, en el sector Agua de Dios de la parroquia Cacique Mara. Detalló que su pareja, bajo los efectos del alcohol, la golpeaba y agarró el cuchillo para asustarlo. Pero ocurrió todo lo contrario y el hombre enfureció más. En ese momento ocurrió lo apuñaló.

Al comerciante Rigoberto Cáceres (63) lo ultimó, el 27 de julio, su amante, Andreína de los Ángeles Fuenmayor Rosales (18), de una puñalada en un motel del sector Tío Agustín, municipio Machiques de Perijá. Los detectives detuvieron a la sospechosa al día siguiente. Las primeras pesquisas determinaron que la mujer planificó el ataque, «llevó el cuchillo entre sus pertenencias y tenía un plan de escape», comentó un oficial. Aún se indagan los motivos del crimen y desde cuándo compartía la pareja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.